¿Votar? Un gasto de nafta y tiempo…

Por Alejandro Beltrán

Argumentos que escuchamos de tanto en tanto, sobre todo en nuestra ciudad, cada vez que se acercan las elecciones ¿Vas a ir a votar? No sé, capaz que me tomo el palo y me voy, suelen decir algunos en Necochea, ciudad apolítica, quieta y de espasmos reclamos políticos. Lo que pasó con la concejal Norma Alí, hace algunas horas, no hace más que alimentar estos argumentos, que cuesta revertir a la hora de decir que “la política es la única herramienta de transformación para el ciudadano. Se hace cada vez más complicado sostener esos debates entre el común de la gente.

La noticia o no noticia, porque se sabía que más tarde o más temprano, de que Norma Alí iría a conformar un bloque aparte, luego de lo que fueron los sucesos por su faltazo a la sesión de mayores contribuyentes ¿La ausencia de la concejala podría haber modificado la votación y no haberle dado el aumento al Ejecutivo? Discutido, para algunos era un empate y el Presidente del HCD, Hernán Trigo no hubiese podido desempatar, para otra biblioteca de “entendidos” si.

Cuando se escucha a Norma Alí argumentar que no pudo llegar porque fue asistir a su hija que iba a dar a luz y debía quedarse con una de sus nietas ¿Quién puede estar en contra de esto? Nadie, lo primero es y será la familia. Ahora bien, sabiendo que la situación era muy ajustada por los tiempos, no era más sensato haber pedido licencia ante esta situación, y en medio de una Pandemia, y dejar que vote Gisela Barbieri. Evidentemente no. La sensatez parece ser que en política no viene con el cargo.

La salida de la vicepresidenta del Partido Justicialista del bloque del Frente de Todos por motivos personales, al sentirse “destratada” y “descalificada”, no fue por un giro en la línea política del bloque, de los referentes, o del espacio. Entonces, sí son cuestiones personales ¿No se pueden arreglar puertas adentro? En cualquier ámbito éstas diferencias se tratan dialogando, pero la política parecería ser algo ajeno a lo que le pasa a la gente, el “microclima” en el cuál viven varios los alejan cada vez de los ciudadanos produciendo desencantos, rechazos y esas ganas de no ir más a votar.

Necochea en el último tiempo ha tenido varias de las “Alí”, no es la primera, ni creo que vaya a ser la última. “Esto no cambia más pibe, date cuenta, para ellos esto es un laburo”, me dijo un vecino de los que ya tiene vio pasar varios Intendentes, concejales y concejalas. “¿Votar? Un gasto de nafta y tiempo…Ya está, voto en blanco, o sí puedo me voy” me dijo el señor, que se fue lentamente caminando, dejándome ahí en la vereda de casa pensando sí tiene razón o no. Mientras me niego a pensar que esto sea así, pero cada vez cuesta más “sostener los trapos” que a la ciudad la cambia la política. Quizás pueda ser la buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.