#Tandil Se registró el primer fallecimiento de un paciente con Covid-19 en la ciudad

Se trata de un hombre de 86 años que estaba internado en la Clínica Chacabuco desde el 18 de agosto, con numerosas patologías agravadas por el coronavirus. Su esposa y su hija, también infectadas, pudieron acompañarlo en sus últimos días y se priorizó el bienestar de la familia ante un desenlace que se podía avizorar. Las autoridades no pudieron establecer el nexo de contagio.

La jornada de ayer se vio empañada por una lamentable noticia, que si bien entraba dentro de las posibilidades, nadie deseaba que sucediera. La primera víctima de coronavirus en la ciudad es un hombre de 86 años que estaba internado en la Clínica Chacabuco desde el 18 de agosto, con un cuadro que se complejizó en las últimas horas.

La médica infectóloga Florencia Bruggesser, titular de la institución, lo confirmó en diálogo con el ciclo “Informadísimas” (ECO T V y 104.1 Tandil FM)  y explicó que el hombre ingresó con un diagnóstico de neumonía bilateral e insuficiencia cardiaca, y ya tenía varias internaciones en su haber.

Como presentaba síntomas respiratorios y fiebre se le practicó el hisopado acorde al protocolo, que dio positivo y, según informaron, no se pudo establecer el nexo de contagio. La persona recibió cuidados domiciliarios y familiares que podrían haber sido el vehículo de infección, aunque no se puede descartar que haya sido una infección intrahospitalaria.

La profesional detalló que la patogenia propia del virus, más allá del daño que causa, descompensa las enfermedades de base, por eso los pacientes con comorbilidades tienen más riesgo de morir. La edad avanzada también es un factor de riesgo, ya que debilita el sistema inmunológico.

Y si bien estaba fuera de los criterios para solicitar plasma, igualmente habían realizado el pedido en la últimas horas pero no llegó a tiempo.

Muerte digna 

Lo peculiar del caso es que el paciente se encontraba internado en la clínica junto a su esposa, de 82 años, y su hija. La mujer entró por un cuadro de deshidratación y la hija quiso quedarse a cuidarlos con todos los recaudos. Se las testeó por ser contactos estrechos y se confirmó que ambas estaban infectadas. En este caso, se priorizó el bienestar de la familia y el acompañamiento en un momento tan complejo.

“Se trata de personas muy frágiles, mayores de 80 años, su hija quiso quedarse y nos pareció que estaba bien, era una situación muy angustiante”, expresó la médica.

Al respecto, el vicepresidente del Sistema de Salud, Matías Tringler, reiteró que sabían desde hacía días que el panorama no era bueno y describió que se prefirió avanzar con los cuidados paliativos y la presencia familiar, en lugar de ingresarlo a una unidad de cuidados intensivos donde el acceso es muy restringido.

De hecho, en algunas instituciones de salud se ha implementado la noción de “morir acompañado”, ante la desolación y tristeza de que los pacientes fallecieran en soledad y sus familiares no pudieran acompañarlos en sus últimos momentos. Aunque en este caso no se trata de un protocolo o disposición, sino más bien de una iniciativa adoptada ante una situación particular que se produjo, no deja de ser un buen gesto ante el dolor y lo delicado del caso.

El crecimiento de casos 

Por otra parte, el funcionario señaló que “es un momento de mucho trabajo porque veníamos de muchos meses con una cierta tranquilidad debido a la ausencia de casos, pero la oleada que existe hacia el interior del país es notoria, es lógico que haya casos y complicaciones”.

“Ese famoso aparte de los 33 positivos dejó un sabor amargo, pero recordemos que hay 24 de esos positivos que eran contactos estrechos. Igual nos sorprendió que hubiera casos sin nexo. La clave es que las personas con sospechas puedan hacer aislamiento preventivo para limitar el avance del virus”, agregó.

En vistas del crecimiento de casos, el Municipio reiteró la importancia de que la población respete y adopte todas las medidas de prevención dispuestas por los especialistas médicos, para reducir los riesgos de contagio y evitar la proliferación del coronavirus.

La principal herramienta para evitar contagios y disminuir la expansión del virus es el cumplimiento de las medidas de prevención, que son sencillas y que todos los ciudadanos pueden realizar fácilmente. En ese sentido recomendaron mantener distanciamiento de dos metros con otras personas, utilizar barbijo o tapaboca, lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o alcohol en gel, toser o estornudar sobre el pliegue del codo, no compartir el mate, no llevarse las manos a la cara, ventilar bien los ambientes de la casa y lugar de trabajo, evitar los lugares donde se registran aglomeraciones de público y desinfectar los objetos que se usan con frecuencia.

También aclararon que ante un cuadro gripal, la persona no debe automedicarse y consultar a su médico de cabecera o comunicarse al teléfono de emergencias (107). Consultar rápidamente en caso de tener síntomas: fiebre de 37,5°C, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, cefalea, diarrea y/o vómitos, o pérdida brusca de gusto u olfato.

Fuente: El Eco de Tandil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *