Kicillof busca un acuerdo con intendentes para mover pacientes leves dentro del Conurbano

La propuesta del gobierno de la provincia que fue elevada a los intendentes consiste en mover pacientes a los centros extra hospitalarios creados por los municipios para derivar pacientes con cuadros leves. Se trata de espacios como la República de los Niños, en La Plata; Tecnópolis, Vicente López, UNQ, en Quilmes.

 

Si bien había trascendido este martes que el gobierno buscaría trasladar pacientes desde el Conurbano hacia el interior, desde La Plata desestiman completamente esa información y aseguran que se propone ayudar a los intendentes con fondos para sostener esos lugares de aislamiento a los que se derivan pacientes leves que no pueden cumplir con el aislamiento en su casa.

El intendente de Tandil, Miguel Lunghi, fue quien afirmó rechazó la posibilidad de recibir pacientes del Conurbano. Según manifestó a medios locales, se tomará “todo el tiempo necesario” para dar una respuesta. El jefe municipal aseguró que se reunirá con gente de distintos ámbitos de su ciudad para ver qué actitud se tomará y admitió que este pedido “nos pone en un lugar difícil”.

“Soy un ser humano pero tengo que cuidar a los tandilenses y si tengo coronavirus tengo que estudiar la curva de ascenso para considerar las camas disponibles para potenciales pacientes locales”, alertó.

Pero a pesar de los reparos que muestra Lunghi, los intendentes carecen de capacidad para rechazar traslados de pacientes del Conurbano. El sistema de salud bonaerense es uno solo y los intendentes no tienen poder sobre los sanatorios en una situación de emergencia como esta pandemia. “Los hospitales son del sistema de salud. No son ni de un gobierno, ni de otro”, dijo a LPO una fuente del gobierno.

Quien se mostró con voluntad de abrir las puertas fue el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay. “No es descabellado”, dijo y explicó que “no es algo que descartamos, ni tampoco que decidimos, eso lo determina la autoridad sanitaria provincial”, agregó.

Otros intendentes evitaron confrontar con la propuesta del Gobernador, pero mandaron a sus legisladores a rechazar de plano la idea. “Esto nos preocupa mucho porque venimos haciendo un trabajo muy importante desde el primer día”, dijo la diputada de Junín, María Laura Ricchini (Cambiemos) -quien responde al intendente Pablo Petrecca.

“Los hospitales son un foco de contagio muy importante. Entendemos que el sistema de salud es provincial, pero el hospital debe estar para asistir a la región sanitaria”, analizó.

El intendente de Tandil, Miguel Lunghi.

El acuerdo que busca Kicillof con los intendentes ocurre en medio de una fuerte disparada de casos de contagio y en momentos en que se define un retroceso a la fase 1 en la zona metropolitana. Actualmente, la provincia de Buenos Aires acumula 21.142 contagios y un total de 460 fallecidos, de los cuales el 90% se dieron en Conurbano. Desde el gobierno provincial llevan adelante un raid mediático alertando respecto de una dramática saturación del sistema sanitario.

La ocupación de las camas de cuidados intensivos (UTI) viene generando tensión entre Nación, Provincia y los municipios del Conurbano. LPO adelantó la bronca de algunos intendentes con la Casa Rosada por un informe redactado por la Secretaría de Equidad en Salud que detalla el porcentaje de camas ocupadas en los 40 distritos del Conurbano.

Ese trabajo -difundido la semana pasada- consignaba que Esteban Echeverría cuenta con el 82% de ocupación y Morón, con 75%. Le siguen Exaltación de la Cruz con el 75% de las camas UTI ocupadas, Ituzaingó 71% y La Matanza con el 69,6%.

Sin embargo, los intendentes rechazaron de plano esos números y plantearon porcentajes muchos más bajos. Por caso, desde Morón explicaron que el porcentaje de ocupación es del 57 % y desde Esteban Echeverría también aclararon que la ocupación de camas es del 38,7% y no 82% como decía el informe de Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.